Albert Einstein

Albert Einstein está considerado la persona más influyente del siglo XX. ¿Te gustaría saber por qué? ¡Te explico su biografía en este artículo!

¿QUIÉN FUE ALBERT EINSTEIN?

Cuando pronunciamos el apellido Einstein, se desencadena en nuestra mente la imagen del científico más conocido de todos los tiempos, del padre de la relatividad y de la persona más influyente del pasado siglo XX según la revista “Time”.

Su fotografía sacando la lengua es un verdadero icono ya que muestra una imagen desenfadada de un científico afable, bohemio y despistado.

No obstante, muy pocos conocen al ser humano que se esconde detrás de esa imagen carismática y, es por ello, que trataré de darte a conocer el lado más personal de una de las figuras más importantes del mundo científico moderno.

FAMILIA E INFANCIA DE ALBERT EINSTEIN

Albert Einstein nació el 14 de marzo de 1.879 en Ulm, una pequeña ciudad de unos 100.000 habitantes ubicada al sur de Alemania.

El pequeño Albert creció en el seno de una familia de clase media judía no practicante. Sus padres se llamaban Hermann y Pauline y, su hermana, Maya.

Fuente: Wikipedia

Su padre se dedicó a la industria electrónica y formaba un gran tándem profesional con Jakob (tío de Albert), el cual era ingeniero.

Su madre provenía de una familia culta, adinerada y amante de la música… gusto que supo transmitir tanto a Albert como a Maya.

Albert Einstein nació con una prominente deformidad en su cabeza… tanto que sus padres temieron que tuviera problemas mentales. Además, tardó muchísimo tiempo en decir sus primeras palabras debido a que presentó dificultades en la adquisición del lenguaje hasta llegar a los 9 años.

Apenas le gustaba jugar y se relacionaba con dificultad con otros niños.

Odiaba las figuras de soldaditos de plomo, juguete de moda entre los niños de su época. Ya desde pequeño destacaba por ser muy pacifista, detestaba las marchas militares ya que consideraba a los soldados como autómatas vacíos de vida.

Cuando Albert cumplió cuatro años, su padre le regaló una brújula y el pequeño Einstein quedó tremendamente fascinado.

No porque siempre apuntase hacia el Norte... sino porque no podía entender por qué existía una fuerza invisible que actuando a distancia pudiese mover la aguja.

Esta fascinación por comprender el mundo acompañó a Einstein el resto de su vida. El sencillo experimento del movimiento de la aguja en su brújula, abrió su mente para siempre… como él decía: “la creatividad es la inteligencia jugando”.

REBELDE EN LA ESCUELA

Albert inició sus estudios en el Luitpold Gymasium de Múnich, un centro educativo con un marcado estilo prusiano (estricto y autoritario)… y como podrás imaginar, el pequeño Einstein no fue un alumno modelo en dicho contexto.

Muy temprano, en su primera escolarización, floreció el carácter que todos le atribuimos al genio alemán: curioso, rebelde e indomable.

Cumplidos los 10 años, el pequeño Einstein odiaba las órdenes y la disciplina impuestas con brazo de hierro en su colegio. Jamás fue feliz en la escuela.

El joven Albert chocaba constantemente con sus docentes ya que no entendía por qué tenía que aprender todos los contenidos de memoria sin tener la posibilidad de razonar, imaginar y curiosear.

Permanecía inatento durante las explicaciones resultando insoportable para sus profesores…

Tanto se agravó la situación que, el director de la escuela, citó a sus padres para decirles que si no cambiaba su actitud... Albert no tendría éxito en nada de lo que hiciese a lo largo de su vida.

joven albert einstein
Fuente: Wikipedia

A pesar de no ser feliz en la escuela, el pequeño Albert no fue un mal estudiante en las asignaturas que le gustaban (concretamente en las Ciencias), es más, destacaba sobre sus compañeros.

El problema con el que se encontró a lo largo de sus primeros años fue la falta de motivación en las clases…

Las carencias académicas causadas por la falta de interés del joven Einstein hacia la escuela, las solventaba en su casa aprendiendo por su cuenta y a un ritmo más acelerado.

En el seno de su familia Albert estaba muy bien valorado. El pequeño se sentía cómodo y feliz en un ambiente familiar estimulante. Aprovechó para formarse con su tío Jakob, con su padre y con un estudiante de medicina polaco llamado Max Talmud.

Antes de llegar a cumplir los 11 años, el genio alemán se inició en las Matemáticas Avanzadas y en la Filosofía ya que le ayudaban a entender mejor el mundo que le rodeaba.

Compulsivamente devoró libros de Geometría y Cálculo Diferencial, le apasionaba Kant y su crítica de la razón pura. Entretanto, maravillaba a su familia con sonatas de Mozart y Beethoven haciendo un uso magistral del violín.

Tras producirse la bancarrota de la empresa del padre de Albert, la familia decidió abandonar Múnich y mudarse a Milán (Italia) para iniciar una nueva aventura empresarial bajo el mecenazgo de la familia adinerada de la madre de Einstein.

En un principio, Albert se quedaría en Múnich para finalizar sus estudios de Secundaria y, posteriormente, formarse como ingeniero como así ansiaba su padre.

Pero nada de esto sucedió. Albert decidió a los pocos meses abandonar sus estudios en Alemania y presentarse sin previo aviso en Milán.

Sus padres, sabedores del potencial de su hijo, entendieron que Einstein necesitaba huir del sistema educativo dictatorial alemán y le recomendaron seguir sus estudios en Suiza.

Le dieron una segunda oportunidad... y el joven Albert la supo aprovechar.

REGRESO A LOS ESTUDIOS EN SUIZA

adolescente albert einstein
Fuente: Wikipedia

A la temprana edad de 15 años, Albert decidió prepararse para los exámenes de acceso a la Universidad Politécnica Federal de Zúrich (Suiza).

Afortunadamente, a finales del siglo XIX no requerían el título de Secundaria para acceder a la universidad sino que bastaba con pasar satisfactoriamente las pruebas de ingreso.

No las superó pero impresionó tanto al director de la Universidad y al catedrático Henry Webber que, tras entrevistarse con Albert, le prometieron su acceso automático a la Universidad si se formaba un año más en el Instituto Suizo.

Ambos le recomendaron que se mudara a una ciudad cercana donde podría terminar de formarse académicamente en Secundaria dentro de un contexto educativo liberal, con clases prácticas que le permitirían preguntar, dudar y saciar su hambrienta curiosidad.

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE ZÚRICH

Un año más tarde y, tras su paso por la Secundaria suiza, Albert ingresó en la Facultad de Física de la Universidad Politécnica de Zúrich… pero volvió a decepcionarse.

Albert no comprendía por qué los nuevos aires de la Física no se abordaban en las clases universitarias. Pronto entendió que en la facultad de Física no habría espacio ni para formar científicos ni para la investigación.

Solamente se trataban estudios anclados en conocimientos asentados dejando de lado las florecientes investigaciones de la época (tales como las teorías electromagnéticas de Maxwell o del movimiento ocular de Goldman) al tomarlas como simples especulaciones.

Nuevamente frustrado, Albert volvió a comportarse como en sus inicios en la escuela de Múnich: irreverente, perezoso, enfrentado a la autoridad, díscolo… Incluso llegó a tirar a la basura el manual del laboratorio delante del catedrático de Física.

A pesar de no sentirse estimulado intelectualmente... Einstein tomó una acertada decisión. Decidió aprovechar su estancia en la Universidad para seguir sus instintos y estudiar la Física que a él le interesaba en la Biblioteca y, mientras tanto, aprobar a duras penas las asignaturas de la carrera.

Y así lo hizo. En el año 1.900 aprobó el examen final y se licenció en Física.

1.905: "EL AÑO MILAGROSO"

Tras un par de años buscando trabajo como profesor de Física, en 1.902 le llegó una oferta de trabajo de un gran amigo (Marcel Grossmann) que le resultaría irrechazable… ser empleado de una oficina de patentes Berna, la capital Suiza.

Einstein necesitaba el dinero con urgencia... de ahí que fuera irrechazable la oferta.​

Gracias a su primer salario, Albert pudo reunirse nuevamente con Mileva Maric, su novia de la Universidad, la cual tuvo que marcharse a su país natal (Serbia) por cuestiones económicas.

Se casaron en 1.903 y, un año después, nació su hijo Hans Albert.

Llegaron los mejores años de su vida; además, el trabajo como oficinista de patentes le posibilitaba mucho tiempo libre, el cual, Albert aprovechaba para seguir con sus estudios de Física de forma autodidacta.

einstein y mileva
Fuente: Wikipedia

Y llegó 1.905, el “año milagroso”, donde a la edad de 26 años publicó un trabajo de 33 páginas titulado “Sobre la electrodinámica de los cuerpos en movimiento”, donde Einstein introducía la Teoría de la Relatividad Especial.

Ese día nació el genio creativo que hizo temblar las bases de la Física que se estudiaban desde hacía 300 años promulgadas por Isaac Newton.

Albert Einstein se había convertido en su sucesor… y con tan solo 26 años.​

teoria relatividad especial
Fuente: Pinterest

Ese mismo año publicaría otros tres trabajos:

En uno daría con la primera evidencia clara de la existencia de los átomos; en otro, respaldaría la hipótesis cuántica que cinco años antes había lanzado Max Planck (hasta entonces, el físico más importante de la época) y; en el cuarto trabajo, daría con la famosa ecuación E = mc².

Fruto del reconocimiento de sus investigaciones, fue premiado con puestos en diferentes universidades: Berna, Zúrich, Praga, Berlín…

Mientras, en aquellos años había nacido su segundo hijo (Eduard), había participado en su primer congreso y se había convertido en la primera persona en hablar, públicamente, de la dualidad.

A su llegada a la prestigiosa Universidad de Berlín, fue nombrado director del nuevo Instituto Kaiser Willem con la condición de que su trabajo fuera exclusivamente el de investigador, delegando las funciones docentes en otros físicos.

1.915: TEORÍA DE LA RELATIVIDAD GENERAL

Aún con todo el éxito acumulado, Albert no se sentía realizado. Desde la publicación en 1.905 de la Teoría de la Relatividad Especial, el genio necesitaba solventar dos grandes agujeros de su teoría para poder completarla:

En primer lugar, ignoraba la gravedad y, en segundo lugar, su teoría estaba solamente referida a sistemas inerciales… por ello, dedicó sus años a completar y ampliar su teoría inicial para convertirla en una teoría universal.

Así, con la llegada de 1.915 presentó finalmente su Teoría de la Relatividad General donde presentó una nueva ecuación que reemplazaría a la “Ley de la Gravitación” de Isaac Newton, solventando sus limitaciones.

Gracias a los estudios de Einstein, ya no se consideraría a la gravedad como una fuerza invisible que actúa en todo el espacio (tal y como postulaba Newton).

Ahora se consideraría como un efecto de la curvatura del espacio-tiempo debido a la masa propagada por las ondas gravitacionales.

Al igual que en 1.905, Einstein lo había vuelto a conseguir… nuevamente volvió a estar a la altura de Newton.

teoria relatividad general
Fuente: Wikipedia

Inicialmente solo encontró detractores a sus estudios revolucionarios entre sus colegas físicos. Éstos necesitaban que lo demostrara empíricamente… y Albert aceptó el reto.

DEMOSTRACIÓN DE LA TEORÍA

Según la Teoría de la Relatividad General la luz pesa, por lo que también puede gravitar. Basándose en ello, Einstein propuso una forma de comprobarlo: ver qué sucede con la luz de una estrella cuando pasa cerca del Sol… y si se moviera, Einstein tendría razón.

Pero la demostración tuvo que paralizarse con la llegada de la 1ª Guerra Mundial, la cual mantuvo el mundo en conflictos bélicos desde 1.914 hasta 1.918. No pudo realizarse la medición de la curvatura de la luz de la estrella hasta 1.919, una vez finalizada la guerra.

eclipse sol
Fuente: Wikipedia

Se encargó de realizar este experimento el famoso científico británico Arthur Eddington durante un eclipse solar en Brasil y en isla africana de Príncipe. Eddington presentó sus resultados a su vuelta a Inglaterra en la Royal Society.

¿Y cuál fue el resultado?

Las medidas tomadas durante los eclipses solares eran compatibles con la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein. Finalmente, pudo demostrarse que la luz se curva bajo el efecto de la gravedad.

Y ahora sí… el mundo académico de la Física por fin se rindió a los pies de Albert Einstein.

Gracias a ello, Einstein copó todas las portadas de los periódicos. De la noche al día, se convirtió en un icono mundial y en el científico más conocido de todo el planeta. Había nacido una estrella.

En esta época empezó a realizar giras por Estados Unidos, Europa, Japón… se relacionaba con reyes, príncipes y jefes de Estado; y también se involucró en la cultura estableciendo una fuerte amistad con el actor Charles Chaplin.

PREMIO NOBEL Y ASCENSO DE LA ALEMANIA NAZI

En 1.923, Albert Einstein recibió el Premio Nobel de Física por sus trabajos relacionados con el efecto fotoeléctrico.

Por la época histórica en que recibió el prestigioso galardón, muchos entienden que no se le concedió el Nobel a su brillante Teoría de la Relatividad General por cuestiones puramente políticas.

Ser ciudadano alemán, judío y pacifista no le ayudaba mucho tras finalizar la 1º Guerra Mundial y todavía con los países con las heridas abiertas.

premio nobel einstein
Fuente: Wikipedia

A lo anterior, hubo que añadir que en su país natal (una Alemania perdedora por la Gran Guerra) no fueron bien recibidos sus descubrimientos por su condición judía... ¡hasta se llegaron a ofrecer recompensas por su muerte si fuese capturado!

En aquellos años, en Alemania se inició una corriente antisemita contra los judíos que condujo a la llegada al poder del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán y al ascenso de Adolf Hitler en 1.933.

Einstein fue considerado el enemigo público número uno y quisieron destruirlo. Los nazis confiscaron sus propiedades, su cuenta bancaria y prohibieron sus libros y publicaciones. La situación era irreconducible e insoportable para Einstein ya que su vida corría peligro, así que se vio obligado a huir de su país natal, simplemente, por mantener su supervivencia.

einstein gira estados unidos
Fuente: Wikipedia

Su próximo destino fue Estados Unidos (país que ya conocía de sus anteriores giras) y lo eligió por ser un país democrático y libre. Su llegada fue toda una celebración.

Einstein había escapado de la opresión nazi, pero no tardaron en llegar sus años más convulsos a nivel personal.

Ese mismo año, en 1.933, falleció su íntimo amigo físico Paul Ehrenfest.

A esta gran pérdida, hubo que añadir el fallecimiento de su segunda mujer (Elsa) y, además, su hijo Eduard tuvo que ser internado tras ser diagnosticado con esquizofrenia.

En el campo de la investigación, Einstein tampoco tuvo suerte en la fatídica década de los años 30... posiblemente influenciado por tanta tragedia personal. En esos años intentó sin éxito unificar en una teoría universal la electricidad, el magnetismo y la gravedad. Lamentablemente, no todo podían ser éxitos en la vida del genio alemán.

¿FUE EINSTEIN EL CREADOR DE LA BOMBA NUCLEAR?

Y llegó el día en que su gran descubrimiento tendría que volverse en su contra… hablamos de la ecuación E = mc².

Debemos recordar que dicha ecuación relacionaba la masa y la energía… y, por tanto, guardaba el secreto de la destrucción total.

De este modo, la maravillosa ecuación que nos explicaba cómo funciona el Universo nos decía también que la simple masa de un bolígrafo era suficiente para destruir una ciudad entera.

bomba nuclear guerra mundial
Fuente: Wikipedia

Einstein lo sabía desde su inicio y no era el único… la relación E = mc² era el secreto de la bomba atómica.

Fruto del temor a que los nazis se adelantaran en la producción de la bomba ante la incipiente 2ª Guerra Mundial, Albert y otros físicos estadounidenses redactaron una carta dirigida al presidente Franklin D. Roosevelt para que iniciara un proyecto a tal fin.

Así, en 1.941, se inició el Proyecto Manhattan liderado por el físico Robert Oppenheimer.

¿Y por qué no se incluyó a Einstein en el Proyecto Manhattan?

Según informes de la CIA, no se unió Albert al proyecto porque lo consideraban un espía alemán… ¿Te lo puedes creer?

bomba nuclear einstein
Fuente: Wikipedia

El 6 y el 9 de agosto de 1.945 sucedió la aberración… fueron detonadas dos bombas nucleares en Nagasaki e Hiroshima (Japón), muriendo cerca de 500.000 personas.

Einstein, pacifista de corazón, jamás lo entendió:

¿Casi finalizada la guerra por qué se detonaron las bombas?

¿Por qué su idea maravillosa fue utilizada para el sufrimiento humano?

SUS ÚLTIMOS AÑOS

Albert Einstein murió a los 76 años el 18 de abril de 1.955 en Princeton (Estados Unidos). Y falleció atormentado por el dolor y sufrimiento que había causado su descubrimiento más extraordinario. Hasta el mismo día en que nos dejó, recordó dolido y angustiado esos fatídicos 6 y 9 de agosto de 1.945.

Su ecuación E = mc² fue una de las ideas más brillantes que ha tenido nunca un ser humano.

Nos permitió entender cómo brilla una estrella, cómo se produce el calor del interior de la Tierra, la expansión y desarrollo del Universo, el nacimiento del Cosmos, el Big Bang, la evolución de las galaxias, las supernovas… y, sin embargo, de todas las formas en las que se podía aplicar, tuvo que hacerse de la manera más ruin: para destrozar y aniquilar vidas.

De ahí que Einstein nos dejara una frase final para la posteridad y para su reflexión antes de su muerte:

“Existen dos cosas infinitas: la estupidez humana y el Universo… aunque de lo segundo no estoy seguro”. Una despedida brillante a la altura de un gran genio.

javier santaolalla biografías científicas
Reproducir vídeo